domingo, 6 de abril de 2014

Experiencia personal. Dejo el champú y me apunto al no poo. Tercera parte.

Hace tiempo que quería escribir sobre mis progresos en el "No poo" (podéis leer los articulos anteriores aquí (primera parte) y aquí (segunda parte), pero me he quedado un poco "estancada" en los progresos. Llevo sin usar champú 10 semanas. Mi pelo es graso, fino, ondulado y largo.

He hecho progresos: antes de empezar con esta técnica, tenía que lavarme el pelo día sí y día no y el que no me lo lavaba ya lo tenía sucio. Parecía que no me lavara el pelo nunca :P y eso me desmotivaba muchísimo pues tampoco quería lavarme el pelo cada día porque de adolescente se me ocurrió hacerlo y al final si me lo lavaba por la mañana por la noche ya lo tenía sucio. Y eso no es vida.

Pues bien, ahora, me lavo el pelo y al día siguiente todavía lo tengo perfecto, incluso me atrevería a decir que más suave y brillante. El tercer día, lo tengo ni fu ni fa... un poquito graso, pero con una coleta o el pelo recogido en una trenza ni se nota ni me pica ni lo noto sucio, y me brilla más porque mi pelo ha tenido tiempo de segregar los lubricantes naturales que le dan brillo. El cuarto día ya lo tengo sucio, (en teoría con el no poo te puede aguantar limpio hasta una semana) así que como no quiero abusar del bicarbonato, lo que hago es lavármelo con agua. Sí, solo con agua. No sé de quién es la imagen, pero le admiro, me encanta ;)




Pues bien, al lavármelo con agua (caliente, eso sí) consigo que el pelo se me mantenga limpio un par de días más por lo menos. Todavía no he conseguido el punto "guay" de "cantidad de agua + cantidad de frotado = pelo perfecto" pero estoy en ello. Se necesita mucha agua para limpiarte el pelo sólo con ella, el primer día yo toda feliz me puse bajo el grifo con el agua a tope y frotando y frotando y no me di cuenta de la cantidad de agua que había desperdiciado hasta que se terminó el agua caliente y tuve que terminar mi maravillosa ducha con agua fría. Así que el segundo día, fui un poquito más perspicaz (sólo un poquito) y lo que hice fue llenar la botella en la que echo el bicarbonato con agua calentita y repartirla así por mi pelo mientras frotaba. La verdad es que con sólo dos botellitas (de las de tamaño champú, yo utilizo la última de champú que compré) de agua caliente tuve suficiente. Así que un punto para la parte ecológica, bueno, dos, reutilizar un recipiente de plástico e intentar no malgastar agua. Con este sistema (bicarbonato un día y agua al otro) consigo tener el pelo limpio durante 5 ó 6 días.

Estoy casi convencida de que la mayoría de gente con pelo graso que intenta seguir el no poo abandona. Es muy duro porque lees testimonios de gente que a las dos semanas ya tiene el pelo perfecto. Y a mí no me ha pasado. Pero voy a aprovechar mi parte más terca para seguir. Porque ya viene el calor y he pensado que en verano como apetece mucho más mojarse el pelo puedo probar a lavármelo sólo con agua cuanto me apetezca. Así que sólo tengo que aguantar un par de meses.

También me han pasado "cosas menos buenas" durante este tiempo. Un día, tuve que lavarme el pelo fuera de casa y sólo había cogido bicarbonato. Pues... fue horrible, porque se me quedó el pelo muy áspero y no había manera de desenredarlo ni peinarlo. Un asco, parecía un estropajo. Así que al día siguiente, como lo tenía tan mal, pensé "pues voy a echarme aceite de aloe vera a ver qué pasa, cuando usaba champú lo hacía y se me hidrataba mucho el pelo". Me lo eché y se suavizó, y brillaba y suelto se notaba aceitoso así que me lo recogí. Por suerte no tenía que salir de casa... al día siguiente, lo tenía tan sumamente aceitoso que decidí lavármelo. Me lo lavé con bicarbonato y vinagre y el aceite no desapareció del todo. Así que al día siguiente o el otro me lo tuve que volver a lavar con bicarbonato y vinagre. Lo positivo es que al tener tanto tiempo el aceite en el pelo ahora lo tengo muy, pero que muy hidratado. Pero llevarlo tantos días aceitoso no mola (el aceite sólo me lo eché en las puntas y menos mal, porque si no me habría picado la cabeza un montón :P )

Foto de riverbend


Hoy me lo he vuelto a lavar, me lo lavé con bicarbonato y vinagre hace cuatro días. Y antes de hacerlo he estado investigando mascarillas por la red, como para muchas no tenía ingredientes y he visto en varias que el zumo de limón es bueno para el cabello graso (aunque también ponía que lo puede aclarar, pero a mí eso no me importa) he decidido lavármelo con zumo de limón. En la red ponía dos limones, supongo que se refería a limones pequeños, porque yo he cogido uno grande (y ecológico) y he sacado suficiente zumo como para dos lavados. Al aplicármelo sobre el pelo, inmediatamente se me ha vuelto súper suave. Así que ha sido una gozada lavarme el pelo. He frotado el zumo por el cuero cabelludo y he derramado un poco por el largo del pelo al ver que se me volvía tan suave. Desenredar ha sido facilísimo y el resultado es más que bueno, se me ha quedado el pelo limpio, muy suave y brillante.

Y eso es todo por ahora. Me gustaría poder decir que ya me lavo el pelo sólo una vez por semana, pero en el fondo soy feliz de poder decir que ya no tengo por qué lavármelo tan a menudo, sobretodo ahora que aún no hace suficiente calor como para secarlo al aire, porque el secador estropea muchísimo el pelo.

Namasté.

Y tú: ¿Te has animado a probar esta técnica de lavado? ¿Sueles hacerte mascarillas con productos naturales? 
Comparte Este Post