miércoles, 2 de abril de 2014

Piedras y gemas. Las piedras según su forma.

Hasta ahora, me había centrado sobretodo en explicarte las características de las piedras, en este artículo te comentaba que para trabajar los chakras con gemas y cristales, se usan las gemas según su color, escogiendo que coincida el color de la piedra con el color del chakra a trabajar. Hoy, te quiero explicar que además del color hay otras características que definen las propiedades de las piedras, como lo es su forma externa.

Podemos encontrar las piedras de muchas maneras, como geodas, pulidas, sin pulir, con puntas, con formas específicas... Ahora te voy a explicar cómo afectan a las gemas el que se encuentren en una forma externa u otra.





Las piedras con formas curvas, emanan la energía de manera pausada y lenta, por lo que son adecuadas para suavizar las situaciones, equilibrando la tensión y los conflictos. Un ejemplo de piedras curvas son los cantos rodados, fáciles de llevar entre la ropa si son pequeños (en bolsillos, en el sujetador...) o sostener dentro de la mano cerrada.

Las piedras con formas rectas, emanan la energía de forma rápida y directa, por lo que son adecuadas para encauzar y dar nueva forma a situaciones descontroladas.

Las piedras con forma cuadrada, asientan las energías, por lo que son adecuadas para anclar las situaciones y tomar tierra.


Las gemas planas redondeadas, son muy cómodas a la hora de colocarlas sobre el cuerpo para meditar acostadx. Al ser planas, se mantienen bien sobre el cuerpo, sobretodo en zonas llanas como lo es la frente. Estas piedras, además, combinan la energía rápida de las gemas con formas rectas con la energía lenta de las piedras curvadas.





Las piedras con forma de lágrima se asemejan en su forma a las de huevo, con la diferencia de que son planas, por lo que emanan la energía con más fuerza que las con forma de huevo.

Las piedras con forma de huevo, almacenan la energía para después emanarla por su extremo, enfocándola suavemente.

Las piedras con forma de bola, emanan la energía expandiéndola en todas las direcciones.

Las gemas con forma de bola y de huevo, son muy adecuadas para dar masajes, las de bola irradiarán la energía en todas direcciones y con las de huevo podremos enfocar suavemente la energía en un punto específico de nuestro cuerpo.


Las piedras con forma de pirámide, son grandes resonadoras de energía.

Las piedras con puntas no son iguales en sus dos extremos, teniendo en uno de ellos una punta que podría ser comparable a la punta de una flecha. Esta punta lo que hace es canalizar la energía, por lo que si pones la punta hacia tu cuerpo, canalizará la energía hacia ti. Si la pones hacia el exterior, lo que hará será que la energía fluya hacia fuera, posibilitando el eliminar la energía negativa.



Las piedras con dos puntas, poseen una punta en cada uno de sus extremos, por lo que son adecuadas para emitir y absorber energía.

Las piedras con puntas, son ideales para trabajos tales como dirigir la energía, por ejemplo, cuando queremos activar un entramado de piedras, o para trabajos de reparación del aura, cuando queremos tener más energía o cuando queremos eliminar de nuestro cuerpo y/o aura energías no deseadas.



Las geodas son adecuadas para colocar en las habitaciones, por su forma de cueva, amplifica, conserva y libera lentamente la energía. Las geodas son muy poderosas por la gran cantidad de cristales que contienen en su interior además de por su forma específica.

A parte de las geodas, podemos encontrar también conglomerados de piedras, que no son más que diversas puntas sobre una base (como un pequeño trozo de geoda) que irradian la energía en distintas direcciones. También son adecuadas para colocarlas en las habitaciones donde queremos sentir la energía específica de la piedra.

Espero que te haya resultado útil la información recogida en este artículo y que la disfrutes. Cualquier duda, comentario o aclaración será bienvenida en los comentarios habilitados en el blog.

Namasté.
Comparte Este Post