sábado, 8 de febrero de 2014

Tarot: La Fuerza.


Imagen de Luis Royo.
Una mujer, consciente de su poder, abre las fauces de un León. Su fuerza irradia desde el centro  de su ser. Consciente, pura, libre. El león lucha contra la doma, quiere permanecer en estado salvaje, no se da cuenta del poder que nace de la mujer, cuyo cabello, también libre, se muestra como el del león, uniendo ambas naturalezas salvajes. No necesitamos de vestiduras cuando se trata de hacer valer nuestra fuerza, nuestra pasión, ya que es algo inherente en nuestro yo más profundo. En realidad, este tipo de fuerza, proviene de nuestro yo más íntimo, de nuestro yo más puro, de nuestro yo más libre, de nuestro yo más salvaje. El león no puede luchar contra esta fuerza, difícilmente podrá vencernos. El león representa la energía animal que hay dentro de todos y cada uno de nosotros. Y la mujer equivale al poder que tenemos para canalizarla y utilizarla para nuestro mejor bien.

Me enamoré de esta baraja nada más verla, las imágenes de Luis Royo se clavaron en mi retina, en mis entrañas. Su crudeza, tan pura, revolvía algo muy dentro de mí. Y esta carta, esta carta… tan distinta a como suele ser representada. Normalmente, la mujer es más grande que el león, queriendo simbolizar que nuestra parte civilizada es mucho más fuerte que nuestra parte animal. En este caso, el tamaño es proporcionado entre la fiera y la persona, el león es más grande y, aun así, la dama es capaz de doblegarla. Porque en realidad, somos mucho más poderosos de lo que nos quieren hacer creer, somos mucho más capaces de canalizar la energía que hay en nuestro interior y a nuestro alrededor, pero resulta mucho más cómodo, que pensemos que no somos capaces de actuar para nuestro mayor bien y el de los demás.

Siempre asocio la carta de la Fuerza con el chakra solar. Es el poder que hay dentro de nosotros, la fuerza, la pasión, es todo nuestro potencial explorado y por explorar. Es ese algo que se nos pone en el estómago cuando nos sentimos impotentes, es ese fuego que nos sale de las entrañas y nos hace decir “¡basta ya!” cuando algo nos ha molestado durante demasiado tiempo.

El león se despierta, es un león de fuego… y tú, lo ves y te acercas. Te acercas y con tus manos desnudas agarras sus fauces, lo domas… te domas. Y utilizas todo ese poder para crear, para vivir, para gozar de tu vida y existencia.


Los significados tradicionales de la carta son positivos, pues prometen éxitos en todos los campos y la dicha de tener buena salud.

Namasté.
Comparte Este Post

2 comentarios :

  1. Me encanta la simbología de esta carta!! Será por mi parte Leo, jejejeje...
    Y también me encanta cómo explicas cada una de ellas. Se entiende súper bien. Si algún día me pongo a estudiar Tarot, ya sé a quién recurrir.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Esta carta tiene mucha fuerza y pasión, muchas gracias por lo que me dices y por comentar. Si empiezas con el tarot, cuenta conmigo para lo que necesites.

    ¡un beso!

    ResponderEliminar