lunes, 17 de febrero de 2014

Experiencia personal. Dejo el champú y me apunto al no poo. Primera parte.

Artista: Rafael Cortiella
Hace tiempo leí en un blog una mujer que explicaba que había dejado de utilizar champú debido a que éste contiene muchísimos químicos y sustancias perjudiciales para el cuerpo. Me empecé a informar, empecé a leer mucho sobre el tema, pero me resistía a cambiar, porque me daba miedo lo que podía pasar. Un día lo intenté, porque leí en otro blog dedicado al cuidado capilar (desde que me he vuelto a dejar el pelo largo, que quiero que esté lo más sano y con el mejor aspecto posible...) que cuando llevas mucho tiempo utilizando productos (habituales) capilares, el pelo se acostumbra y éstos dejan de funcionar, entonces el blog recomendaba hacerse una limpieza con bicarbonato para eliminar los restos de productos y "resetear" el pelo. Lo probé y después el pelo me quedó mucho mejor, aunque tras lavármelo con bicarbonato, se me quedó como apelmazado, aunque lo sentía limpio.

Y ahora, por fin, me he atrevido a cambiar.


Puede que tenga que ver que un día, sin venir a cuento, mi madre me dijo que antes se lavaban el pelo con bicarbonato y éste quedaba tan suave, tan suelto, tan brillante... de pequeña recuerdo que a veces me echaba vinagre para darle más brillo y suavidad, así que bien, ¿qué mejor criterio que el de mi propia madre?

En este artículo, te explicaré mis experiencias con el bicarbonato, el vinagre e incluso con el huevo y la miel.

Primer día.

Artista: Maria Acosta
Se me ha terminado ya el champú, acondicionador y mascarilla. Ya no hay vuelta atrás, tengo el pelo sucio y tengo que lavarlo. ¡¡¡Es el momento!!! Cojo los botes de champú y acondicionador y los lavo bien para eliminar cualquier resto. Le quito la pegatina a uno de ellos para diferenciarlos. Meto en un bote un poco de bicarbonato (unas dos o tres cucharaditas de postre) y la misma cantidad de vinagre en el otro. Me meto en la ducha y los mezclo con agua caliente, agito y agito para mezclar bien. He leído que es importante frotar bien el cuero cabelludo con la mezcla, así que froto a conciencia. ¡Ah! como tengo el pelo muy fino, largo y se me enreda con facilidad, antes de entrar en la ducha me lo he desenredado bien. Lo lavo con bicarbonato, enjuago. Repito porque me ha quedado mezcla. Y después me aplico el agua con vinagre. No enjuago. Mi pelo ha quedado bastante suelto, pero sin brillo.

Segundo día.

Sólo ha pasado un día desde que lo lavé. Tengo el flequillo sucio, pero esto ya me pasaba con el champú. Es sábado y unos amigos nos han dicho de quedar a mi pareja y a mí. Me entra el pánico, no quiero que piensen que soy una guarra. Y, como leí hace tiempo que también te puedes lavar el pelo con huevo, decido hacerlo. También leí que la miel posee propiedades bactericidas, así que mezclo la yema del huevo con una cucharadita de miel, bien mezclado. La clara la retiro, ya la usaré en la cocina, pues leí que si te aplicas la clara, pueden quedar restos en el pelo y eso no me interesa... para nada. Me lavo el pelo con la mezcla, no me echo después vinagre, dos aplicaciones, como ayer. El pelo me queda limpio, aunque me lo noto un poco apelmazado. No brilla mucho, pero se ve limpio, y tiene una suavidad especial... eso es lo que me importa. Me hago una trenza holandesa y así el pelo se me ve precioso.

Tercer día.

Artista: Alvarez Debans
Hoy es lunes, es decir, han pasado dos días desde el último lavado. Ayer todo el día tuve el pelo perfecto, mañana tengo una cita, así que he decidido lavarme el pelo otra vez. Sé que es demasiado pronto, espero no estar metiendo la pata. Me lavo el pelo como el primer día, con bicarbonato y vinagre. Se me enreda un poco cuando froto y froto, pero al echarme el vinagre el pelo se me vuelve suave y lo desenredo con facilidad. Decido enjuagármelo tras el vinagre, porque el primer día me olía bastante a "ensalada". Al secarlo, veo que se me ha quedado el pelo perfecto. Completamente limpio, suelto y hoy hasta un poco brillante. Las puntas las tengo perfectas, como recién cortadas. Tengo el pelo muy suave. Me lo dejo suelto, para ver si se me enreda. Cuando utilizaba champú, se me enredaba muchísimo, ya que lo tengo muy fino y abundante. Vamos a ver qué pasa. El pelo no me huele a penas a vinagre, estoy muy contenta.

Cuarto día.

Estoy muy emocionada. Me he levantado y tengo el pelo limpio, brillante y muy suave. Normalmente ya tendría el flequillo grasiento. ¡Qué felicidad!

Y tú, ¿te has lavado alguna vez el pelo con bicarbonato y vinagre? ¿qué tal tu experiencia? Y si no lo has hecho... ¿te atreverías a probarlo?

Namasté.
Comparte Este Post

2 comentarios :

  1. ¡Qué buena tu experiencia!
    Me hizo reír lo del olor a ensalada :P
    Es cierto que lo del vinagre se ha usado toda la vida... El bicarbonato, mi tía lo usa para blanquear los dientes y los tiene inmaculados (y eso que fue fumadora muchísimos años) Si es que no hay nada como la natural... Del huevo y la miel, una amiga se hacía mascarilla casera con esos ingredientes (no sé si además llevaba yogur, no recuerdo la "receta exacta" pero dice que el pelo se le quedaba bestial... -y era de las de melena por la cintura-)

    Pon fotillos de tu pelo!!! :D

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Luna! Jajaja lo del olor a ensalada es cosa de mi pareja, este verano me eché vinagre algunos días para dar más brillo al pelo y me decía "uhmmm te huele el pelo a ensalada" :P El bicarbonato como blanqueante también lo usé alguna que otra vez, aunque no lo uso normalmente, con bicarbonato se pueden hacer muchas cosas, pululaba un artículo por ahí ;) Me da corte poner fotos mías, pero va, alguna de mi pelo pondré :P no soy un fantasma ni nada parecido jejeje

    Namasté.

    ResponderEliminar