domingo, 23 de febrero de 2014

Experiencia personal. Dejo el champú y me apunto al no poo. Segunda parte.

Hace unos días, te explicaba en este artículo por qué decidí dejar el champú y apuntarme al no poo. Hoy voy a seguir contándote mis experiencias durante esta semana.

Quinto día.

Hoy al levantarme, he notado que tenía el flequillo ya un poco grasiento. El resto del pelo lo tengo perfecto. Antes de empezar con esta experiencia, leí que el pelo tarda como dos semanas mínimo en eliminar los efectos del champú y a acostumbrarse de nuevo a lo natural. Así que no me desespero. Me he puesto un turbante porque no me voy a lavar el pelo hoy... (me lo lavé antes de ayer).

Sexto día.

Anoche me puse aceite de Aloe Vera en el pelo para hidratarlo. Tenía pensado lavármelo hoy, es un proceso que cuando usaba champú hacía de vez en cuando... te aplicas el aceite y te haces dos trenzas para que el pelo no se te enrede y duermes con el aceite en el pelo. Tras lavarme el pelo con bicarbonato y vinagre, se me ha quedado como húmedo y apelmazado. Difícil de peinar y como graso. ¡¡¡Qué fatalidad!!! No sé si es porque el aceite en su preparación le han echado algún producto químico o porque al ser aceite se me ha engrasado demasiado el cabello... quizás más adelante pruebe con aceite de oliva, pero no estoy nada contenta con el resultado de hoy. También es verdad, que sólo he frotado a conciencia la parte del cuero cabelludo y ésta se me ha quedado limpia y sin sensación ni vista de grasa.

Octavo día.

Ayer tenía todavía el pelo aceitoso... :P Hoy es sábado, e igual salimos. No quiero lavarme el pelo con bicarbonato aún. Se me ha ocurrido pensar que tal vez el aloe vera sea bueno para hacerse una mascarilla casera o algo, tengo dos plantas así que no estaría nada mal. Busco en la red y hay mil y una entradas con mascarillas de aloe vera. Escojo la de aloe con zumo de limón porque pone que es para cabello graso.

Receta:

Dos hojas de aloe vera.
El zumo de un limón.
Media cucharada de miel.

A la receta original le he añadido la miel... básicamente mezclas los ingredientes y los bates con la batidora. Si te sobra o no lo vas a utilizar en seguida, lo puedes conservar en un tarro en la nevera unos días.

Me he aplicado la mascarilla por todo el pelo, masajeando el cuero cabelludo y frotando los medios y puntas para limpiar los restos de aceite. Me he puesto un gorrito de plástico y encima una toalla caliente (tras humedecerla con agua y escurrirla la he puesto al microondas unos minutos). Me lo he dejado puesto una media hora y después he aclarado con agua caliente y para finalizar con agua fría los medios y puntas.

¿Resultado? Pues... El pelo sin duda me brilla. Y lo tengo suave. Pero al mismo tiempo lo tengo como mojado y apelmazado. Parece que esté sucio, tal vez sea por los restos de aceite o tal vez no, pero no me ha gustado nada el resultado. Tendré que probar otro día que no me haya puesto aceite antes...

Noveno día.

Al final anoche no salimos y, menos mal, porque vaya pelos :P así que me lo he lavado hoy por la mañana. Con bicarbonato y vinagre, nada de experimentos... Me he frotado a conciencia tanto el cuero cabelludo como medios y puntas, para eliminar cualquier resto de aceite que aún pudiera tener.

Y el resultado... pues... aquí tienes una foto :D


Suelto, voluminoso, limpio, brillante ¡¡¡rizado!!! ahora ya entiendo a las mujeres de los anuncios cuando dicen lo de "brillarás por tu pelo". Estoy contentísima.

Namasté.

Y tú, ¿te has lavado alguna vez el pelo con bicarbonato y vinagre? ¿qué tal tu experiencia? Y si no lo has hecho... ¿te atreverías a probarlo?

También te puede interesar:



Comparte Este Post

4 comentarios :

  1. ¡Está precioso el pelo! Se ve sano y brillante!
    Seguro que tus experimentos resultan súper útiles a muchos que se quieren animar con el No Poo :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! Me gustó sobretodo que me salieran los "rizos" naturales... antes según el champú que usase se me "caían" o se me quedaba el pelo liso y mi natural es ondulado.

    Mis experimentos... sí, seguro que hay a quien les viene bien, claro está que hay que tener en cuenta que yo de normal tengo el pelo graso y fino, por lo que las mascarillas que a mí no me sirven (o el aceite) puede que a otras personas sí que les valgan, pero como todo en esta vida, es cuestión de probar y probar a ver qué nos sirve a cada unx. Namasté.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el formato tipo "diario experimental". Entré en el artículo por llamar mi atención la foto, por lo que sobra decir que ese pelo irradia belleza!!!

    Yo nunca probé el NO POO, aunque sí alguna vez me apliqué sal y vinagre en el pelo -al tiempo que en el cuerpo entero-... pero fue por limpieza energética más que por ecología je, je (y me autocollejo de vergüenza :P ) La verdad es que el olor del vinagre no me resulta agradable para llevarlo encima jaja pero también es cierto que los habrá aromáticos y de buenas propiedades (estoy pensando en el de frambuesa... aunque no sé, no sé...). Luego también estaría la opción de hacerse un@ su propio vinagre (para mega-pros!) al gusto :P

    Y el limón? Hay cositas del estilo en las que se use limón??? Mmmm... sería una interesante alternativa -por el tema aroma-.

    p.d.: podría preguntar a google, pero así los lectores nos quedamos con tu conocimiento :P ;) :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Susana! Haces bien en preguntar, así si alguien vuelve y tiene las mismas dudas, pues tendrá también la respuesta! :) Al final dejé el no poo. Por vaguería más que nada. Tenía el pelo muy bien, y precioso, pero en verano apetece lavarse el pelo a menudo, por el tema calor y tal y no quería abusar del bicarbonato, así que al final entre unas cosas y otras lo dejé. También es verdad que en lo que había leído se me prometía que me duraría el pelo limpio una semana y en mi caso no era verdad, me duraba un día más limpio que usando champú y me daba miedo que tanto bicarbonato me dañara.

      El tema del limón... ¡¡¡el limón mola!!! Me parece que hablo de él en otro de los artículos del no poo. El limón es bueno para gente que tenga el pelo graso sobretodo, deja el pelo muy limpio y brillante y el olor es muy agradable. También probé con huevo (y deja el pelo también maravilloso) y también a veces me hacía una especie de champú de aloe vera, huevo y limón, me lo aplicaba en el pelo media hora antes de ducharme (para que absorbiera propiedades) y después el pelo me quedaba genial.

      El huevo es una buena alternativa al bicarbonato, pero sale más caro. El huevo además nutre el pelo a parte de que lo limpia y no creo que dañe el cuero cabelludo, así que una buena opción (si puedes invertir en ello) es lavar el pelo con huevo y enjuagar con limón, aunque ahora no estoy segura, pero diría que igual sólo con huevo ya se queda el pelo suave, me parece que sí. Aunque a mí con huevo el pelo no me duraba limpio tanto tiempo.

      Te animo a que lo pruebes y, bueno, lo positivo de esto es que al mismo tiempo que lo lavas, también te ayuda a limpiarte las energías sutiles. Namasté.

      Eliminar